martes, 15 de junio de 2010

Pilatos

"La tragedia de la guardería de Hermosillo ha sido una de las desgracias más dolorosas del México contemporáneo. Al horror de la muerte se suma una impunidad atroz. Nadie ha asumido responsabilidad. A un año, nadie. El acendrado sentido de irresponsabilidad de nuestra clase política contrasta con lo que sucede en otras partes." (...)
"Por eso es valioso el proyecto del ministro Arturo Zaldívar que la Suprema Corte analiza en estos días. Una lectura de la Constitución que instituye, para esta tierra de impunidad, un criterio sólido de responsabilidad política. El dictamen tiene como fundamento un poder extraordinario y, en alguna medida anómalo, de la Suprema Corte mexicana. El máximo tribunal mexicano está facultado para investigar violaciones graves a las garantías individuales. La bóveda del Estado deja de actuar aquí como un tribunal que dirime un conflicto y produce una sentencia con efectos vinculatorios. Podría decirse que la Corte ejerce un poder desdentado: examina y concluye, pero no condena. Y sin embargo, a pesar de las limitaciones de la facultad, la Suprema Corte de Justicia no puede desprenderse de su deber de proteger el orden constitucional. Por eso sus conclusiones deben contribuir a restaurar la constitucionalidad."(...)
-Jesús Silva-Herzog Márquez, "Instituir la responsabilidad", artículo en Público, 13 jun 2010

2 comentarios:

activafijadelblog dijo...

Para el caso ABC como para el asesinato de Sergio Adrián, a pesar de tanto ruido, lo que permanece es el urticante silencio.

Anónimo dijo...

Me duele lo que pasó y cómo se han dado las cosas.
Falcón, ¿por qué ya no transmiten "El Acordeón" en Puerto Vallarta?, se te extraña.