sábado, 27 de junio de 2020

jueves, 25 de junio de 2020

Incontestable


A la pista del racista


Del archivo/ A veinte años

En la Fil con Carlos Monsiváis

Del archivo/ A veinte años

El presente cartón se publicó el 20 de junio de 2010, un día después de fallecido Monsiváis

space

Japanese Girls Dancing Panda GIF | Gfycat

lunes, 22 de junio de 2020

Magia 4T


En sanlunes se anuncia de golpe el temporal


El culto a la personalidad como fuerza política

Del lopezobradorismo
-Jesús Silva-Herzog Márquez, 22 jun 2020, Reforma 
Encuentro razón en las voces del oficialismo cuando advierten que los críticos del gobierno hablamos demasiado del Presidente. Ustedes (dejo los adjetivos que suelen usar) denuncian la concentración del poder y no hacen más que hablar de López Obrador. Su entretenimiento es dedicarse a comentar lo que hace y lo que dice. Si alguien encumbra al Presidente son sus críticos al convertirlo en obsesión. Pueden tener razón: lo más fácil para la crítica es tomar cualquier fragmento del circo matinal para exponer el absurdo. Criticando la restauración del hiperpresidencialismo, reproducimos tal vez la vieja cultura presidencialista que reduce la política a las señales que emite el Ejecutivo. La crítica es válida y me parece buena invitación para hablar del lopezobradorismo, más allá del caudillo. ¿Dónde está el lopezobradorismo? ¿Qué es? 

Podríamos decir, en primer lugar, que no está en el gobierno. Hablar del lopezobradorismo no es hablar de ese gabinete de fachada que lo acompaña en las ceremonias y que tiene que capotear sus ocurrencias. Ese equipo de nulidades, del que apenas puede rescatarse al canciller que resuelve todas las emergencias, no representa más que el remanente de una estrategia de campaña. El gabinete se conformó para proyectar una imagen de moderación que no corresponde en lo más mínimo al perfil del gobierno y su proyecto de transformación. Para dar confianza a quienes veían en el candidato de Morena a un radical, se apostó por rodearlo de figuras francamente centristas. La fotografía del equipo del candidato parecía una selección de gobiernos previos. Una ministra de la Suprema Corte, algún foxista, colaboradores de Vicente Fox y de Ernesto Zedillo. Perfiles, en su mayoría, técnicos y negociadores. Más allá de la cartera de Energía y de la Función Pública, se perfilaba un equipo reformista y pragmático que ha quedado totalmente nulificado. La permanencia de estos funcionarios en su oficina no es señal de respaldo sino de desprecio. 
' El lopezobradorismo está en otra parte. Puede ser una fuerza electoralmente menguante, pero es la entidad política más sólida en el país. No hay nada que se le acerque en este momento. Su centro de unidad no es un proyecto, sino una persona. Sus defensores no se cansan de reiterarlo. En el bochornoso culto de la personalidad se muestra este carácter. Se trata de una singularidad inquietante. No hablo solamente del desagradable espectáculo de la adulación, del indigno acomodo de las convicciones para justificar cualquier dicho o acto presidencial. Me refiero a la restauración del personalismo como criterio de identificación política. El lopezobradorismo carece, precisamente por eso, de esqueleto ideológico. Una definición intelectual, a fin de cuentas, fija un rumbo y limita el capricho del dirigente. No busquemos en el lopezobradorismo un proyecto intelectual, un proyecto económico, una visión de la cultura. Ahí, francamente, no hay nada. Las frases que repite mil veces son eso: tonaditas que tal vez en algún momento sonaron bien y que hoy nada dicen. No hay un programa político que salga de la fraseología del mitin. La prédica económica tira a la basura la rica tradición intelectual que en la izquierda ha explorado durante décadas las condiciones materiales de la desigualdad, se desentiende de la discusión económica contemporánea y recurre a un moralismo bobo y cursi que confía en la trasmisión osmótica de la pureza. No necesita hacer una sola suma para repetir, convencido, que la austeridad multiplicará los panes. Un thatcherismo mocho. 

Quiero decir que el lopezobradorismo no es un gobierno, ni es un partido ni una ideología. El lopezobradorismo es una fuerza política innegable porque encarna la emoción antioligárquica. Esa emoción, poderosísima y auténtica, conduce la vida pública mexicana. Estoy convencido de que carece de las políticas y de las ideas que harían falta para darle cauce a esa pasión, pero tiendo a pensar que, más allá de los resultados de la administración y del previsible fracaso de su estrategia, quedará como una energía protagónica en la vida política de México para las próximas décadas. El lopezobradorismo no terminará en el sexenio de López Obrador.

domingo, 21 de junio de 2020

Ro(nroneo)ckstar


La barcarola/ Offenbach

 
(Elina, soprano)
Belle nuit, ô nuit d’amour,
souris à nos ivresses,  
nuit plus douce que le jour,
ô belle nuit d’amour!
(Elina y Anna, mezzosoprano)
 Le temps fuit
et sans retour emporte nos tendresses!
Loin de cet heureux séjour,
le temps fuit sans retour.
Zéphyrs embrasés,
versez-nous vos caresses;
zéphyrs embrasés,
versez-nous vos baisers, Ah!
Belle nuit, ô nuit d’amour,
souris à nos ivresses,
nuit plus douce que le jour,
Oh belle nuit d’amour
Oh belle nuit d’amour
Souris à nos ivresses
Souris à nos ivresses
Nuit d’amour
Belle nuit
Oh belle nuit d’amour

 *********************
(Elina)
 ¡Bella noche, oh, noche de amor!
Sonríe a nuestra embriaguez,
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor!
(Elina y Ana)
 ¡El tiempo huye sin cesar
y se lleva nuestras ternuras!
Lejos de esta feliz morada,
el tiempo huye sin cesar.
Céfiros ardientes,
dadnos vuestras caricias.
Céfiros ardientes,
dadnos vuestros besos. ¡Ah!
¡Bella noche, oh, noche de amor!
Sonríe a nuestra embriaguez,
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor!

sábado, 20 de junio de 2020

viernes, 19 de junio de 2020

Findesemanía caserito

Es viernes y don Venus lo sabe


Defensa


Escalinata

 Imagen

Ángeles (Paraíso),1909, del lituano Mikalojus Konstantinas Čiurlionis 

jueves, 18 de junio de 2020

miércoles, 17 de junio de 2020

Pro-limpia


Mobiliario


Controversia contra energías sucias

Quadri: sobre prohibir energías limpias

Receta austericida 4T: "¡contágiense, médicos mexicanos!"

Persisten agravios contra trabajadores del sector salud que atienden la pandemia de Covid-19 en México 
Preparan manifestación para el 1 de julio con el objetivo de denunciar falta en suministro de equipo y hostigamiento laboral. En la CDMX cuestionan la presencia de médicos cubanos. 
-Diego Badillo, 16 de junio de 2020, El Economista 

En lo que va de la emergencia sanitaria para contener la pandemia de Covid-19 en México, personal médico de distintas instituciones locales y federales han realizado más de 100 manifestaciones y preparan una más para el próximo 1 de julio, para reiterar su exigencia del equipo necesario para hacer su trabajo, así como para denunciar hostigamiento en contra de trabajadores que se atreven a hacer públicas las condiciones irregulares en que laboran. 

Armando Rosales Torres, secretario general del Sindicato Nacional Libre de los Trabajadores del Seguro Social (SNLTSS), denunció que hay una "intimidación, persecución y cacería laboral tremenda", por parte de las autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), como del sindicato oficial.
 Aseguró que el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) y la dirección del IMSS se han convertido en un "binomio perverso de represión". Aseguró Rosales que "es el propio sindicato el que los está corriendo". 

Entre las denuncias de sanciones desproporcionadas por el IMSS destaca la recisión del contrato al médico residente tamaulipeco, Jaziel López, quien a unos días de iniciada la emergencia sanitaria, apareció en un video solicitando el apoyo de la sociedad para que hubiera en ese hospital ventiladores mecánicos.
 En el video aparece junto a una paciente y señala que lleva ocho horas dándole respiración mecánica apretando una bola de plástico, debido a la falta de un aparato para atenderla. 
   Ante eso el 18 de mayo, la delegación del IMSS en Tamaulipas emitió un comunicado en el que informa que fue separado del cargo por considerar que "faltó a su responsabilidad, probidad y honradez como médico".
Con ello no sólo perdió el trabajo, sino su beca y lo que llevaba de residencia médica para obtener el posgrado en urgencias médicas, así como su imagen al tacharlo de mentiroso.
 El médico presentó una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidiendo la restitución en su empleo. 

También destaca el de José Sergio Becerra Márquez, de la Ciudad de México, a quien el SNTSS le suspendió sus derechos sindicales por 210 días, por pedir insumos para evitar contagios. 

En ese sentido, Rosales Torres comentó que "han pasado los meses y mis compañeros del IMSS seguimos contagiándonos; hemos solicitado que nos hagan la prueba para saber quiénes estamos contagiados y nos doten del equipo de seguridad necesario y no lo hacen".
 Asimismo, expuso que, en los hospitales denominados de reconversión, es decir aquellos que fueron habilitados para atender a pacientes con Covid-19, no se cumplen con los protocolos necesarios para ello, porque cuando llega un paciente que puede ser portador de la enfermedad, lo llevan de un lado a otro, sin las precauciones necesarias y sólo hasta que los consideran como probable portador, entonces se activan ciertas precauciones. 

"Eso se convierte en un contagiadero, tanto de trabajadores de los hospitales como de los pacientes que acuden para tratar otras enfermedades", mencionó. 

Lo grave, añadió, es que como el gobierno se niega a hacer las pruebas necesarias no se sabe realmente en qué situación estamos. 

Además, aseguró que el equipo de protección personal es sumamente deficiente, por lo cual prácticamente todos los trabajadores del sector han tenido que comprar mascarillas, caretas y otros implementos para sentirse un poco más seguros. 

Dijo que algo preocupante son los trabajadores de las ambulancias a quienes no les dan el equipo de prevención necesario con el argumento de que no lo necesitan. Describió un caso de ese tipo en el IMSS, donde un conductor se enfermó de Covid-19 y sólo le dieron incapacidad por enfermedad general, cuando en realidad tiene Covid-19 y se contagió trabajando. 

También mencionó que la organización que representa ha documentado al menos dos expedientes de personas fallecidas cuyos familiares no han podido cobrar los seguros a los que tienen derecho si el trabajador muere por Covid-19. Mencionó que en el caso de los deudos de trabajadores del IMSS y, en general del sector salud, que han fallecido en el cumplimiento de su trabajo "lo mínimo que pudieran hacer las autoridades es facilitarles todos los tramites y realmente darles lo que les prometieron". 

Pese a esa situación, el dirigente sindical dijo que no es momento para una manifestación, debido a que se convertiría en un foco de contagio, por la etapa de propagación de la enfermedad en la que se encuentra el país.

sábado, 13 de junio de 2020

miércoles, 10 de junio de 2020

Loret: el que se tiene que definir es AMLO

¿Con qué derecho el Presidente nos exige a los mexicanos definirnos a partir de él? Sabemos que Andrés Manuel López Obrador tiende a pensar que el país y el mundo giran alrededor de él y ahora nos advierte que sólo tenemos dos opciones: estar con su transformación o estar en contra, estar con él o estar contra él. 

Estar con él, en la línea de pensamiento que ha mostrado con nitidez desde que llegó al poder, significa apoyar incondicionalmente sus propósitos e iniciativas más nobles, sus dudosos métodos para alcanzarlas, pero en el paquete se incluye la justificación y respaldo de sus caprichos, sus ocurrencias y una lista cada vez más abultada de francos delirios.

 Estar en contra, en la visión del Presidente, es aceptar gustoso inscribirse en el club de los que él considera corruptos, tramposos, mentirosos, conspiradores y traidores. 

Infantil, pero no por ello menos preocupante. Es la confesión más abierta de que lo suyo es el autoritarismo, el culto a la personalidad –la suya, claro– y la aceptación de la infalibilidad de su palabra. Es también el manifiesto más sincero contra la pluralidad, la diversidad, el debate, la libertad de expresión y la vida democrática. Con el líder o en contra suya. Sumisión o sedición. 

Frente al reduccionismo presidencial, la realidad es implacable: 

-¿Cómo le hago si quiero levantar como él la bandera anticorrupción, pero no estoy dispuesto a solapar a los corruptos de su entorno cercano, su Gabinete y sus acompañantes de viaje electoral? 

-¿Cómo le hago si quiero una economía más justa y bien distribuida, como promete el Presidente, pero no estoy dispuesto a avalar que no exista un programa para aliviar el golpe económico de la pandemia en 12 millones de mexicanos que han perdido su ingreso?  

-¿Cómo le hago si quiero defender la soberanía, como López Obrador se cansa de decir en el discurso, pero lo que veo es al Presidente de México a los pies de Donald Trump?
 -¿Cómo le hago si quiero paz, como él delineó en campaña, pero lo veo empatizando con los narcos y despreciando a la víctimas de la violencia?
 -¿Cómo le hago si me gusta un Presidente humanista, pero veo a uno que insulta y calumnia a padres de niños con cáncer, maestras de estancias infantiles, policías, médicos, migrantes, mujeres, periodistas y un largo etcétera de quienes se ganan el desprecio presidencial por el simple arrojo de defender sus derechos democráticos? 

-¿Cómo apoyo un Gobierno democrático si encuentro a cada paso rumbos autoritarios y delirios de conspiraciones?
No tenemos qué definirnos quienes creemos en la democracia, la pluralidad, el debate, la libertad de expresión, el combate a la desigualdad, el uso de fuerzas civiles para la seguridad, el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, la diversidad sexual, la no discriminación, el derecho a la libre empresa, los derechos sociales, la libertad de culto, el derecho de asociación y tantos otros, porque creemos en todo ello sin importar quién ocupe Palacio Nacional. 

No somos nosotros los que debemos definirnos. Estamos definidos y no a partir de lo que piense, crea o imagine un Presidente. 

Los que se tienen que definir son otros. Los que se dicen de izquierda y actúan como derecha, se dicen progresistas y se comportan como reaccionarios, se dicen liberales y se muestran profundamente conservadores. 

El que necesita definirse es el Presidente, y conciliar lo que dice con lo que hace.

Diablita


Antonio Escohotado sobre la vigencia de Marx

Avelina Lésper entrevista a Felguérez

Manuel Felguérez 1928-2020

Etapa geométrica (con base en computadoras de Harvard)
Etapa lírica


martes, 9 de junio de 2020