domingo, 24 de junio de 2018

Inasequibles al desaliento

Los insistentes 
-Javier Marías 
23 jun 2018 
Son los tercos, los voluntariosos, los empecinados, los que antiguamente se llamaban "inasequibles al desaliento". Los detesto y me guardo de ellos.

Fue una conversación hace cuarenta años, yo vivía en Barcelona entonces. Mi muy querida amiga de allí Montse Mateu y yo expresábamos nuestra sorpresa de que una mujer que conocíamos, francamente tonta e incapaz (lo mismo podía haberse tratado de un hombre: en estos tiempos susceptibles hay que avisarlo todo), consiguiera no sólo publicar, sino cargos y prebendas con inverosímil facilidad, mientras otras personas de más valía apenas lograban nada. Mi perplejidad era mayor que la de Montse, porque recuerdo su contestación, y además he visto, a lo largo de las décadas, cuánta razón tenía. Esto vino a decir, más o menos: “En realidad no es muy extraño. Yo estoy convencida de que si alguien dedica toda su voluntad, todo su empeño y su esfuerzo a un fin determinado; si pone en ello los cinco sentidos y centra sus energías en un objetivo, acaba casi siempre alcanzándolo, independientemente de su ineptitud, sus limitaciones, su absoluta falta de talento y de perspicacia. No importa cuán obtusa sea esa persona: si posee cierta habilidad social, pero sobre todo una voluntad que jamás se distrae ni desvía, antes o después conseguirá sus propósitos. Todo es cuestión de tesón y de poner el ojo en una meta”. 

No me quedé muy conforme, pero sí callado. Andaría por los veinticinco años, y todavía creía en una vaga justicia universal, que situaba a cada uno en el lugar que merecía. Pero, como resulta evidente, registré aquella opinión de Montse, y desde que se la escuché he detestado y temido, a partes iguales, a los insistentes, acaso los individuos más peligrosos de la tierra. Y quien dice los insistentes dice los tercos, los voluntariosos, los empecinados, los que antiguamente se llamaban "inasequibles al desaliento". Los detesto y me guardo de ellos. Son esa gente que nunca admite un "No" por respuesta. Pretenden que uno vaya a un sitio al que no tiene interés en ir, o que escriba un artículo insulso, o que lea un libro, o que dé una entrevista reiterativa (hablo de las peticiones que suelen llegar a los escritores; según el oficio de cada cual, serán de otra índole). Uno responde civilizadamente que no le es posible, evita decir la pura verdad ("No me apetece o no me compensa") porque eso se considera una grosería, y aduce excusas aceptables, verdaderas o aproximadas ("Estoy escribiendo una novela, me espera un periodo de viajes y compromisos, estoy de trabajo hasta las cejas" —esta es la fórmula que le oí a mi padre mil veces—, "le ruego que me disculpe"). Pero el insistente no se da por vencido, insiste y persiste. Si no de inmediato, al cabo de unos meses. Jamás se olvida de sus presas, no renuncia a ellas y vuelve a la carga. Y, claro está, consigue a menudo derribar las resistencias. A uno le acaba dando apuro negarse tantas veces, o bien cree ingenuamente que, cediendo, se quitará al pesado de encima. "Me dejará en paz si me avengo a lo que quiere. Cualquier cosa con tal de perderlo de vista", piensa. Así que acaba aceptando algo que le viene fatal, o que le sienta como un tiro, o que es solamente un engorro, por hartazgo. Conviene señalar rápidamente lo erróneo de esta creencia, porque el insistente nunca se da por satisfecho con lo arrebatado. Todo lo contrario: una vez obtenido un botín, una vez comprobada la eficacia de su táctica, retorna al cabo del tiempo con una nueva solicitud abusiva y con su terquedad a prueba de bombas.

Trasladen estos ejemplos menores a asuntos políticos y por lo tanto más graves y colectivos. ¿Cuántas veces no han sentido el impulso de desistir ante la obstinación de los independentistas catalanes, pongo por caso, que llegan a negar la realidad y a falsearla? ¿Cuántas veces no han pensado, por saturación y agotamiento, "Pues que se vayan y nos dejen en paz", olvidando que con esa postura abandonaríamos a su negra suerte a más de la mitad de la población catalana, que no quiere verse bajo el yugo y las flechas de Torra, Puigdemont y compañía, los cuales no rendirían cuentas a nadie y harían lo que les viniera en gana? La política está plagada de sujetos así, que no cejan, fuerzan e imponen, y no son pocas las ocasiones históricas en que gentes tan ineptas como aquella mujer de mi conversación con Montse Mateu consiguen hacerse con el poder y regir naciones, a veces durante interminables decenios. Esto no anda muy lejos de la famosa frase de Burke (cito de memoria): "Para que el mal triunfe, solamente se precisa que los hombres buenos no hagan nada". Es decir, que desistan por extenuación o indiferencia, que admitan su carencia de tozudez para oponerse a la inagotable de los individuos-apisonadora. Y éstos, hoy en día, son millares. Ya han triunfado en los Estados Unidos y en Gran Bretaña, en Rusia, Polonia, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia e Italia, por supuesto en Egipto y las Filipinas. Si no queremos ser arrasados por ellos en todas partes, empiecen a resistirse —a ejercitarse— también en lo personal, en la vida cotidiana. En cuanto alguien les insista en que se presten a algo que no quieren, y a lo que pueden negarse, aléjense de ese alguien y manténganse en sus trece; en su "No", contra viento y marea. 

sábado, 23 de junio de 2018

jueves, 21 de junio de 2018

miércoles, 20 de junio de 2018

Aurora


I was listening to the ocean
I saw a face in the sand
But when I picked it up
Then it vanished away from my hands
I had a dream I was seven
Climbing my way in a tree
I saw a piece of heaven
Waiting, impatient, for me


And I was running far away
Would I run off the world someday?
Nobody knows, nobody knows
And I was dancing in the rain
I felt alive and I can't complain
But now take me home
Take me home where I belong
I can't take it anymore


I was painting a picture
The picture was a painting of you
And for a moment I thought you were here
But then again, it wasn't true
And all this time I have been lying
Oh, lying in secret to myself
I've been putting sorrow on the farthest place on my shelf


And I was running far away
Would I run off the world someday?
Nobody knows, nobody knows
And I was dancing in the rain
I felt alive and I can't complain
But now take me home
Take me home where I belong
I got no other place to go
Now take me home
Take me home where I belong
I got no other place to go
Now take me home
Take me home where I belong
I can't take it anymore


But I kept running for a soft place to fall
And I kept running for a soft place to fall
And I kept running for a soft place to fall
And I kept running for a soft place to fall


And I was running far away
Would I run off the world someday?
But now take me home
Take me home where I belong
I got no other place to go
Now take me home
Take me home where I belong
I got no other place to go


Now take me home, home where I belong
Now take me home, home where I belong
Now take me home, home where I belong
Now take me home, home where I belong


I can't take it anymore

Gran líder con gran 'toque' de inteligencia


Canadá legaliza la mariguana con fines recreativos y autoriza el libre consumo y producción de cannabis
Agencias: Montreal , Ottawa 20 junio 2018
El Senado de Canadá aprobó este martes la legalización de la cannabis -con 52 votos a favor, 29 en contra y dos abstenciones-. Será a partir del 17 de octubre cuando esté permitida la producción y el consumo en el país anglofrancófono. 
De esta forma, Canadá se convierte formalmente en el primer país del G20 -la entidad que agrupa a las 20 mayores potencias del planeta- en autorizar el libre consumo y producción de mariguana. 
Canadá pone así fin a la prohibición que pesaba sobre la cannabis desde 1923. El uso medicinal ya estaba permitido desde 2001. 
La legalización total de la mariguana formaba parte del programa electoral con el que el hoy primer ministro, el liberal Justin Trudeau, ganó las elecciones de 2015. Entre sus argumentos a favor de la medida citaba el hecho de que, al quedar en manos del Estado, la cannabis no estará al alcance de los menores y del crimen organizado que hoy lucra con su producción y venta
Por su parte, Ginette Petitpas Taylor, Secretaria de Salud, dijo que la decisión de legalizar la mariguana en Canadá es una política madura, responsable y equilibrada.

(Des)garbo presidencial


martes, 19 de junio de 2018

lunes, 18 de junio de 2018

domingo, 17 de junio de 2018

Personificación de los rumores, chismes y fama

Pheme/Fama, André Le Brun, Varsovia

sábado, 16 de junio de 2018

jueves, 14 de junio de 2018

Respuesta al procurador racista Jeff Sessions (que mal usó la Biblia contra los migrantes)

Porras


N. B./ El 'Éxodo' y las diez plagas de Egipto (entre ellas, la lectura al pie de la letra)

No hay documentación histórica que pruebe la existencia de un pueblo semita esclavizado en Egipto, por tanto, lo de su fuga es una pura leyenda bíblica.  
Moisés no es un personaje histórico. Nunca se ha hallado evidencia arqueológica alguna del Éxodo; esto es, una migración masiva (600 mil hombres capaces de portar armas, según la Biblia, más todas sus familias, una verdadera muchedumbre) habría dejado testimonios en forma de campamentos y otros restos. 
Con lo cual se reitera la necesidad de leer la Biblia no de manera literal sino metafórica, alegórica, simbólica.

Cazagoles


miércoles, 13 de junio de 2018

Rusia 2018/ O el voyeurismo de masas

Millones de espectadores de todo el planeta contemplarán, durante 31 días y a lo largo de 64 encuentros, qué selección se proclama campeona del mundo. El Mundial llega por primera vez a Rusia, y lo hará en 11 ciudades y 12 estadios, algunos distanciados entre sí por más 2, 500 kilómetros: Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Nóvgorod, Rostov del Don, San Petersburgo, Samara, Saransk, Sochi y Volgogrado.


Formato es fondo


martes, 12 de junio de 2018

De Niro vs Trumpig

El Congreso de Argentina despenaliza el aborto

Con 129 votos a favor y 126 en contra, las mujeres argentinas obtienen el derecho a decidir sobre su cuerpo.

Cumbre