sábado, 26 de septiembre de 2020

viernes, 25 de septiembre de 2020

jueves, 24 de septiembre de 2020

Al servicio de su majestad

La Historia, juguete del poderoso

AMLO desconoce la historia de México

-Eduardo Bautista, El Financiero 

Andrés Manuel López Obrador ha dicho que es un apasionado de la historia de México,


pero... ¿en verdad la conoce? 

El presidente llama "prensa fifí" a los medios que lo critican. Desde entonces, el término se ha enraizado en el argot político cotidiano que utiliza para descalificar a sus detractores. 

Las reacciones no se hicieron esperar. Organizaciones como la CIDH y Artículo 19 pidieron al líder de Morena respetar la libertad de expresión. Pero AMLO, una vez más, se justificó con sus conocimientos históricos, diciendo que la "prensa fifí" que hoy lo critica es heredera de la misma prensa "conservadora y servil" que derribó al gobierno de Francisco I. Madero en 1913.

 Sin embargo, de acuerdo con historiadores consultados por El Financiero, este argumento histórico no es del todo cierto. 

"La caída de Madero fue multifactorial. De ninguna manera hay una causa única. Habría que calibrar realmente cuál es el peso de la prensa escrita hoy con la de aquellos años, porque la prensa de ese entonces estaba reducida sólo al 20 por ciento de la población, ya que el resto era analfabeta. Hay muchos factores por los cuales no debemos identificar el pasado con el presente. La declaración (de AMLO) es una aproximación, pero no podemos trasladar el pasado a los tiempos actuales", explica el historiador y ex director del Colegio de México, Javier Garciadiego. 

Si bien existió una prensa antimaderista —El Imparcial, El Mañana, El Heraldo o Multicolor, como ejemplos más claros— tampoco se puede afirmar que todos los medios de aquellos años estaban sesgados para el mismo lado. También existieron periódicos financiados por el mismo político coahuilense, incluso en Estados Unidos, refiere la historiadora y catedrática de la UNAM, Laura Edith Bonilla de León. 

"Madero sabía que era imposible gobernar sin una prensa amiga. Por ello buscó el apoyo de muchos diarios, como El Demócrata o El Nueva Era, tanto en México como en Estados Unidos. Esa fue una práctica que heredó de Porfirio Díaz: financiar periódicos en el extranjero. El Monitor Democrático, por ejemplo, era de San Antonio, Texas. Para Madero era muy importante la visión que se tenía de su gobierno en Estados Unidos", señala la investigadora. 

De acuerdo con un estudio elaborado por la UAM Azcapotzalco ('La acción de la prensa en la democracia maderista', 2012), de 1911 a 1913 se publicaron alrededor de 700 caricaturas que ridiculizaron la figura del líder del Partido Nacional Antirreeleccionista. Las publicaciones gráficas más incisivas fueron Ipiranga (16 caricaturas), El Chisme (21), Rascatripas (13) y, sobre todo, Multicolor (600), donde colaboraba el legendario caricaturista Ernesto El Chango García Cabral, quien frecuentemente hacía analogías entre la baja estatura física y las "cortas" capacidades de Madero como jefe de Estado. 

"Madero dejó que la prensa le dijera lo que quisiera, pero nunca tocó a nadie. Durante su administración se encontró con una prensa conservadora, que en gran parte había sido financiada por el régimen porfirista. Muchos periódicos publicaron que Madero era un político pequeño en todos los aspectos. Estas acciones debilitaron su imagen y contribuyeron a derrumbar sus aspiraciones democráticas, pero también es cierto que se enfrentó a los levantamientos armados de Pascual Orozco, de Emiliano Zapata y de los contrarrevolucionarios", observa la historiadora y directora del INEHRM, Patricia Galeana. 

 Si bien el saber histórico prepara a los hombres para el gobierno de los Estados —según Polibio—, también es necesario tener en cuenta que la historia no puede ser una herramienta para justificar las acciones del presente, afirma Garciadiego. 

"La relación entre la prensa y Madero fue muy compleja. Hubo críticas groseras, pero también hubo otras más analíticas. Madero derrocó al gobierno de Díaz, pero no supo construir uno propio. Su administración también cayó por errores que él mismo cometió, como haber disuelto el Partido Nacional Antirreeleccionista, haber roto con el villismo —lo cual le restó capacidad gubernativa—, con el orozquismo, con el zapatismo y por no haber estrechado relaciones con el ejército federal", apunta. 

"La historia es la Sagrada Escritura de Andrés Manuel López Obrador y él es el oráculo que la interpreta. Que yo recuerde ningún candidato presidencial desde Guadalupe Victoria hasta Peña Nieto ha postulado, ni siquiera especulativamente, su sitio en la historia antes de que la propia historia emitiera su veredicto", escribió Enrique Krauze en su columna del diario Reforma un mes antes de la victoria electoral del tabasqueño. 

En 'Instrucciones para vivir en México', Jorge Ibargüengoitia asegura que la historia patria —"esa que nos enseñan los libros de texto y que es francamente aburridísima"— fue confeccionada por personas a las que no les interesaba tanto presentar el pasado como justificar el presente. Este tipo de historia, dice Bonilla de León, es la que frecuenta López Obrador cuando quiere desmenuzar su realidad. 

"El problema de AMLO es que no conoce la historia. Si la conociera y entendiera tanto como dice, sabría que Madero también fue un fifí, un conservador en sus políticas económicas y un hacendado del Norte que también velaba por los intereses de su clase. Para mí, AMLO es un ignorante de la historia. Cuando recurre a ella, la revuelve a su conveniencia. Recordemos que la historia es ideología. Y el uso de ella permite a los políticos tener un apoyo real para un futuro incierto", analiza la académica. 

Continúa Krauze: "Su teoría corresponde a un historicismo decimonónico, desacreditado en sus dos vertientes: la creencia en el libreto de la historia y la idolatría de los héroes. Para AMLO, el libreto culmina con él y el héroe definitivo es él. La prensa, los editorialistas y caricaturistas fueron feroces contra Madero, pero Madero nunca descalificó a sus críticos. Ninguno de estos rasgos específicos corresponde a López Obrador, que propende al poder absoluto y a la intolerancia".

Por pisar a Pisa pisan a los niños con cáncer/ Prioritaria la grilla sobre la salud

 La lucha entre el gobierno y Pisa por el metotrexato

-Maribel Rodríguez Coronel, El Economista

Es claro que los problemas de desabasto de medicamentos vitales en México se han venido detonando en medio de una enorme desconfianza de parte de la autoridad hacendaria hacia las farmacéuticas mexicanas.

En el caso del metotrexato, la quimioterapia para cáncer infantil, la desconfianza es hacia una empresa específica, la tapatía Laboratorios Pisa, la principal productora farmacéutica mexicana.

Primero, Pisa es dueña de Dimesa, una de las tres distribuidoras que el presidente Andrés Manuel López Obrador puso en la mira desde el principio.

Luego, en el equipo de la Oficialía Mayor, que encabeza Raquel Buenrostro —y que tiene como principal propósito lograr ahorros y acabar con la corrupción—, se tiene la idea de que Pisa se aprovecha de ser proveedor único de varias terapias vitales y que en esa posición no hace caso de las exigencias de la autoridad regulatoria para revisar y garantizar la calidad de sus terapias.

De lo primero que les hizo ruido fue el caso de nutrientes parentales en la subsidiaria de mezclas de Pisa, generado a partir de la intoxicación en mayo de 60 niños en Jalisco. A partir de ahí, Pisa quedó en la mira.

Luego vino el caso del metotrexato. Pisa es la única proveedora en México de este fármaco, y lo dejó de producir en mayo a partir de que Cofepris le pidió corregir esa línea de producción en respuesta a una queja presentada de manera anónima.

Al principio, la Oficialía Mayor de Hacienda —que de compradora ha pasado a ser la mayor responsable del abasto de medicamentos en el país— no se preocupó porque Cofepris le dijo que había otras 5 compañías con registro. Pero después supo que éstas no habían dado mantenimiento a tales líneas de producción y no tenían materia prima, pues 2 años atrás Pisa quedó como única proveedora de metotrexato.

Entonces, la SHCP cayó en la cuenta del problema: Pisa, mediante precios depredatorios, había logrado sacar a la competencia, y ahora tenia todo para poner sus condiciones.

El tema ya lo analizaron con la Comisión Federal de Competencia (Cofece), pero por ahí los procesos duran años, de modo que la SHCP busca con sus propias instancias romper las dominancias del sector. Considera que Pisa chantajea porque está acostumbrada a regir en las decisiones, aún cuando se lleva una parte importante de la proveeduría de insumos de salud del gobierno. El enojo contra Pisa se acrecentó.

De rápido el equipo de Buenrostro se movilizó y en una semana ubicó a una proveedora en el extranjero, a la inglesa Mylan. Este fin de semana llegó el contenedor con 38,200 unidades que se espera que cubran la necesidad de esta quimioterapia infantil para lo que resta del año. El precio no fue factor, pues se compró prácticamente igual que el que da Pisa. De lo que se trataba en esta ocasión era cumplir una orden presidencial de poner límites a la empresa jalisciense.

Pisa argumenta que para corregir lo que pide Cofepris tendría que parar la producción de otros oncológicos sustanciales y ello generaría más desabastos. La autoridad lo único que percibe es chantaje.

El acabóse que a la autoridad le confirmó que Pisa usa estrategias de presión gracias a su posición monopólica fue cuando supo de otro riesgo de desabasto, la efedrina, sustancia activa para medicamentos importantes, y de la cual —una vez más— Pisa es única proveedora. El punto es que hasta que el gobierno se empezó a movilizar para conseguir efedrina fuera del país llegaron los directivos de Pisa a explicar que ya tenían cubierta la demanda, no sólo de este año, sino del 2020. El problema quedó resuelto, pero reforzaron la impresión de que Pisa no les dice toda la verdad y de que antes que nada deben acabar con cualquier viso de monopolio.

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Embrollo de talla mundial


El 23 de septiembre de 1939 muere en Londres, Sigmund Freud

Cajita musical con el retrato autografiado del máximo terapeuta Sigmund Freud por el fotógrafo Max Halberstadt (casado con Sophie Freud). La música (Träumerei: los sueños) es de Robert Schumann.
 

Se descorre el velo

 

El terapeuta, 1962, René Magritte

En los más oscuro de tu noche lentamente irás descubriendo tu día

martes, 22 de septiembre de 2020

lunes, 21 de septiembre de 2020

Parodia certera

 

Los premios Ig Nobel (por ignobel prize, que se traduce como 'premio infame' o 'vil premio') , son una parodia de los premios Nobel. Los otorga la revista de humor «Annals of Improbable Research»(Anales de la Investigación Improbable), que cada año elige las investigaciones científicas más absurdas o insólitas, pero que se llevaron a cabo muy en serio. Entre los galardones del 2020 sobresalen los que se refieren a la actual pandemia. Así, obtuvieron premios ig Nobel de medicina, en el rubro de epidemiología, expertos y especialistas como el gringo naranja Donald Trump, Jair Bolsonaro (Brasil), Boris Johnson (Reino Unido), Narendra Modi (India), Andrés Manuel López Obrador junto con su Gatoél (México), Recep Tayyip Erdogan (Turquía), Vladimir Putin (Rusia), Gurbanguly Berdimuhamedow (Turkmenistán) y Alexander Lukashenko (Bielorrusia), por su influencia determinante, más que los médicos y los científicos, sobre la vida y la muerte de miles de personas. Los premios resaltan los aportes visionarios de los susodichos líderes políticos, por ejemplo, sobre cómo inyectarse cloro para matar el covid-19, descalificar el uso de cubrebocas porque su eficacia no está demostrada científicamente en un 200%, catalogar el coronavirus como influenza rara, concluir que es mejor contar muertos que aplicar previamente pruebas enfadosas, emplear estampitas religiosas o la fuerza moral para alejar contagios, etcétera.

Mientras tanto, en Palacio


 

Epitafio

Aquí Fray Diego reposa 

y jamás hizo otra cosa

-Pablo de Xérica

domingo, 20 de septiembre de 2020

D(espacit)ominguito

Gobierno de un solo hombre

Nocturno

 Tributo (Tribeckoning), 1983, Leonora Carrington, 1983 

jueves, 17 de septiembre de 2020

miércoles, 16 de septiembre de 2020

martes, 15 de septiembre de 2020

Algoritmo

Desarrolla profe del Tec algoritmo para detectar coronavirus

  • La radiografía del profesor Falcón podría detectar con rapidez neumonía, influenza y Covid-19. Foto: Cortesía
Julio Cárdenas
Guadalajara, México (15 septiembre 2020).-
El director de la Maestría en Ciencias Computacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, Luis Eduardo Falcón, desarrolló una nueva forma de detección de enfermedades respiratorias.

El proyecto, aún en proceso de validación, se basa en crear una radiografía económica, rápida, indolora y accesible para casi todas las regiones del País que pueda detectar el virus de Covid-19.

"Las pruebas actuales tardan un par de días en decirte si es positivo; además es caro el procedimiento y, en países como México, no se tiene acceso en todos lados", explicó Falcón.

"Como este virus empieza a dañar las vías respiratorias, se vio que una forma de detectarlo más rápido es a través de imágenes de rayos X o tomografías de tórax".

Además esta imagen permitiría identificar neumonía e influenza AH1N1 o darle seguimiento al estado de los pulmones de los pacientes.

Al implementar el algoritmo de Deep Learning -creado por el directivo- a la imagen pulmonar, el desarrollo identifica rápida y verazmente qué tipo de lesión presenta.

"Es como un asistente médico que aumenta la capacidad que tiene el ser humano para resolver problemas", compartió el académico.

"Para validar el modelo se requieren aproximadamente 10 mil radiografías y eso va a ayudar a que quede mejor establecido su margen de error y validez".

En el caso de que logren dicha validación, el algoritmo podría evolucionar como prueba alternativa nacional para estos padecimientos.

Además, se mantienen en pláticas con diversas instituciones de salud para realizar alianzas estratégicas.
(Periódico MURAL, Hora de publicación: 11:51 hrs.)

 

Ceremonia

Superviviente

Proceso

Icono fundido

Imagen

lunes, 14 de septiembre de 2020

Héroes, no floreros

El aullido primario

 Días patrios

-Héctor Aguilar Camín, 14 sep 2020

Decía Luis González de Alba, a quien es difícil no extrañar en estos días, que mal debía estar un país que empezaba su historia con una mentira.

Algo parecido a una mentira preside el cuento de nuestros inicios como nación, el relato de nuestra independencia.

 Los niños aprenden en la escuela que el padre de la independencia mexicana es el cura Hidalgo, y que la fecha de la fundación de México como país independiente es el 16 de septiembre de 1810.

 ¿Por qué? Porque en la madrugada de ese día el cura de la parroquia de Dolores, Don Miguel Hidalgo y Costilla, dio lo que se ha perpetuado en nuestros oídos patrios como "El Grito" de la independencia, es decir, el llamado a separarse de España mediante una revuelta contra la opresión y la injusticia, el cual produjo una avasalladora insurrección popular y trajo consigo la Independencia de México. 

Hay algunos detalles difíciles de explicar en este redondo relato heroico. Por ejemplo: ¿Por qué un cura que se quería separar de España se levantó en Dolores Hidalgo echando vivas a Fernando VII, que era el Rey de España?

¿Cómo pudo producir la independencia una rebelión que fue derrotada militarmente en 1811, y de la que su caudillo, Hidalgo, se arrepintió con todas sus letras? 

¿Por qué la independencia de España tardó todavía 10 años en llegar, pues se logró en 1821, y por qué el conductor de aquella independencia exitosa no fue el cura Hidalgo, sino el militar criollo que hizo su carrera combatiendo y derrotando a insurgentes de la estirpe de Hidalgo y Morelos?/ Otro más: ¿Por qué la insurgencia de Hidalgo y de Morelos trajo una violencia que destruyó la riqueza de la Nueva España, mientras que la Independencia de Iturbide se pactó políticamente sin necesidad de ninguna batalla de significación?

Nada de esto tiene respuesta en la historia patria. Celebramos 1810, no 1821, como año de nuestra independencia, y como próceres de ella a los curas derrotados, Hidalgo y Morelos, y no al criollo triunfador, Agustín de Iturbide.

 Complejas son las circunvoluciones de nuestra imaginación histórica.

Varo


 
Es difícil permanecer indiferente ante las obras de Remedios Varo (1908, España-1963, México) como por ejemplo, la presente, de 1962, titulada "Rompiendo el círculo vicioso".
La monotemática pandemia vigente, ocasiona una cautela sanitaria comprensible, pero la ansiedad que producen las medidas de protección, puede tornarse obsesiva y conducir a atmósferas asfixiantes (ya sea por lo estricto de las precauciones higiénicas y la obsesión por la limpieza y el orden -"limpia de nuevo ahora en reversa las suelas de tus zapatos"; ya sea por el efecto reactivo contrario: el 'reventón' -de la burbuja de confinamiento-, fingiendo que no existe, no importa la epidemia, "el cubrebocas es para los timoratos aprensivos, iViva México, jijos del maiz, salucita!"/ "Larguémonos a la playa, el virus no sabe nadar"). La fuga hacia adelante mediante la creación de cada vez más círculos viciosos (se sabe que durante la pandemia se incrementó el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias, amén de la violencia intrafamiliar), puede desquiciar.
La extraordinaria pintora Remedios Varo muestra un personaje que mira fijamente, de manera desafiante, al observador (advierte: "mira lo que estoy haciendo"), mientras rompe un lazo circular que la mantenía sujeta y condenada a vagar perdida en los oscuros bosques de la conciencia, atrapada precisamente en un círculo vicioso (¿una relación destructiva, una adicción, una pesadilla recurrente, la creencia -profecía autocumplida- en un destino fatal, una depresión, una tonada pegajosa: "no vale nada la vida, la vida no vale nada, comienza siempre llorando y así llorando se acaba", la costumbre de autoboicotearse, de autoflagelarse, el ánimo de cólera súbita, desesperación y melodrama estilo telenovela mexicana, ...?). En cuanto rompe dicho circuito, emerge debajo, ¡oh, sorpresa!, el ave de ojos despabilados que da alas a la imaginación para huir, volar de la tensión que genera una postura paralizada, estrictamente vertical, rígida, repetitiva, obsesiva, compulsiva. Quizá después del cortocircuito se iluminará no sólo el negro entorno del personaje sino también el frondoso bosque de la conciencia abierta, como su ropaje, liberada, alegre, con la sonrisa del ave.

sábado, 12 de septiembre de 2020

jueves, 10 de septiembre de 2020

Don Étimo

En el Día Mundial para la Prevención del Suicidio

Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después.

-Ramón Gómez de la Serna

Su Alteza Maniqueísima

Radical

El cazador de raíces
-Pablo Neruda

Ehremburg, que leía y traducía mis versos, me regañaba: demasiada raíz, demasiadas raíces en tus versos.

¿Por qué tantas?

Es verdad. Y esto me lo decían mucho antes de que salieran del suelo el cuarto tomo de mi Memoria. Este se llama ‘El cazador de raíces’.

Las tierras de la frontera metieron sus raíces en mi poesía y nunca han podido salir de ella. Mi vida es una larga peregrinación que siempre retorna al bosque austral, a la selva perdida.

Allí los grandes árboles fueron tumbados a veces por 700 años de vida poderosa o desraizados por la turbulencia o quemados por la nieve o destruidos por el incendio. He sentido caer en la profundidad del bosque los árboles titánicos: el roble que se desploma con un sonido de catástrofe sorda, como si golpearan con una mano colosal a las puertas de la tierra pidiendo sepultura.

Pero las raíces quedan al descubierto, entregadas al tiempo enemigo, a la humedad, a los líquenes, a la aniquilación sucesiva.

Nada más hermoso que esas grandes manos abiertas, heridas y quemadas, que atravesándose en un sendero del bosque nos dicen el secreto del árbol enterrado, el enigma que sustentaba el follaje, los músculos profundos de la dominación vegetal. Trágicas e hirsutas, nos muestran una nueva belleza, son esculturas de la profundidad: obras maestras y secretas de la naturaleza.

Todo esto lo recuerdo porque la señora Julia Rogers, como una hada forestal, me ha enviado de regalo una raíz de roble, de 100 kilos de peso y de 500 años de edad. De inmediato comprendí con su regalo que esas raíces pertenecían a un pariente mío, o a un padre vegetal que de alguna manera se hacía presente en mi casa. Tal vez alguna vez yo escuché su consejo, su múltiple murmullo, sus palabras verdes en la montaña. Y tal vez ahora llegaba a mi vida, después de tantos años, a comunicarme su silencio.

¡Una cazadora de raíces¡ Imaginaria husmeando sobre el húmedo humus entre la intensa fragancia de las tricuspidarias y las labrinias, allí donde la araucaria imbricata, las cupresinias, los libocendurs o el drimis winterey se enseñorean como torres. Cruzar a caballo las agujas de la llovizna, enterrar los pies en el barro, oír el idioma gutural de los choroyes, quebrarse las uñas acechando cada vez una raíz más importante, más entrelazada, más lakoónica.

La señora Rogers me escribe que a veces los árboles desraizados han permanecido 100 años al viento, a la intemperie, a pleno invierno. Esto da a las obras maestras que ella busca texturas arañadas, colores de platería cenicienta, y, por sobre todo, la imponente belleza hirsuta y desgarradora que formaban los pies del árbol.

El gran sur forestal se va extinguiendo totalmente, arrasado quemado y combatido. El paisaje se monotoniza y adquiere la vestimenta industrial que necesita la ‘Papelera’. Se terminan los bosques sustituidos por los pinares con sus infinitas hileras de impermeables verdes. Tal vez estas raíces chilenas que la cazadora decidió reservar para nosotros serán algún día reliquias, como las mandíbulas de los megaterios.

No solo por eso celebro su pasión, sino porque ella nos revela un complicado mundo de formas secretas, una lección estética que nos da una vez más la tierra.

* * *

Hace años, andando con Rafael Alberti entre cascadas, matorrales y bosques, cerca de Osorno, Rafael me hacía observar que cada ramaje se diferenciaba, que las hojas parecían competir en la infinita variedad del estilo.

-Si parecen escogidas por un paisajista botánico para un parque estupendo –me decía.

Aun después, y en Roma, recordaba Rafael aquel paseo y la opulencia natural de nuestros bosques.

Así era. Así no es. Pienso con melancolía en mis andanzas de niño y de joven entre Boroa y Carahue, o hacia Toltén en las carrerías de la costa. ¡Cuántos descubrimientos! La apostura del canelo y su fragancia después de la lluvia, los líquenes, cuya barba de inverno cuelga en los rostros innumerables del bosque.

Yo empujaba los rostros caídos, tratando de encontrar el relámpago de algunos coleópteros; los cárabos dorados, que se habían vestido de tornasol para un minúsculo ballet bajo las raíces.

***

O más tarde, cruzando a caballo la cordillera hacia el lado argentino, bajo la bóveda verde de los árboles gigantes, un obstáculo: la raíz de uno de ellos, más alta que nuestras cabalgaduras, cerrándonos el paso. Trabajo de fuerza y de hacha hicieron posible la travesía. Aquellas raíces eran como catedrales volcadas: la magnitud descubierta que nos imponía su grandeza.

Todo esto pensando en la apasionada existencia de una nueva cazadora de raíces. Importante tarea, como sería la de coleccionar volcanes o crepúsculos.

Lo cierto es que las raíces, que siempre aparecieron en mi poesía, han vuelto a establecerse en mi casa como si hubiera caminado bajo la tierra, persiguiéndome y alcanzándome.

 

miércoles, 9 de septiembre de 2020