jueves, 19 de septiembre de 2019

Don Étimo curioseando en la tienda

En armenio: չեդրաուի (ch'edraui) ; en español: "no conduzcas"

Escenas impactantes


Es la psique, no lo biológico

No hay un 'gen gay' 
-NewYorkTimes, 19 septiembre 2019 

¿Cómo influyen los genes en nuestra sexualidad? La pregunta comporta mucha carga de prejuicios. 
Un nuevo estudio -el más grande en realizarse para analizar la genética del comportamiento homosexual- halló que la genética sí es responsable quizá de un tercio de la influencia respecto a si alguien tiene sexo homosexual. Pero, la influencia no proviene de un solo gen, sino de muchos, cada uno con un efecto minúsculo. Factores sociales o ambientales también intervienen, por lo que resulta imposible predecir la orientación sexual de una persona mediante sus genes. 
"Espero que la ciencia pueda usarse para educar a la gente un poco más acerca de lo natural y normal que es el comportamiento homosexual", dijo Benjamin Neale, genetista en el Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard, así como uno de los investigadores principales del equipo internacional. "Esto es parte de nuestra especie y de quiénes somos". 
Varios científicos que son parte de la comunidad LGBTQ dijeron que les preocupaba que la evidencia acerca de que los genes influyen en el comportamiento homosexual podría provocar que quienes se oponen a las personas homosexuales hagan un llamado a favor de la modificación genética o la selección embrionaria, aun cuando eso sería técnicamente imposible. Otro temor es que la evidencia acerca de que los genes sólo desempeñan un pequeño papel parcial podría envalentonar a la gente que insiste en que ser homosexual es una decisión personal y por tanto, insiste en promover tácticas como la terapia de conversión de género.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Pre4T(áctica)


Medio Orientado


Entender la historia, pero no a gritos

Lecciones de la Independencia
-Héctor Aguilar Camín
 
La historia no es un lienzo grabado en granito. Es un mundo que se mueve según las necesidades de cada generación. Cada generación tiene derecho a escoger su pasado, a subrayar las tradiciones que responden mejor a las exigencias y los sueños de su presente. Intenté hace algunos años distinguir en un ensayo las lecciones de nuestra Independencia que podemos reconocer como fundamentales para el presente que vivimos. Recojo aquí las dos primeras: 
1.Con la legitimidad política no se juega. 

2. La violencia es mala partera de la historia.  
La legitimidad. La independencia de América tuvo su origen en una crisis de legitimidad, creada por Fernando VII, el monarca español, uno de los grandes productores de ilegitimidad de la historia de las monarquías europeas. Fernando VII conspiró primero contra el reinado de su padre para inducirlo a abdicar en su favor. Abdicó luego él mismo, en 1808, a favor de José Bonaparte, lo cual sublevó a España y a sus reinos de ultramar. Fernando fue repuesto en su trono por la insurrección popular española, en 1814, a partir de lo cual desconoció la Constitución de 1812, promulgada en su nombre por las Cortes de Cádiz. Restauró luego el absolutismo y desató la contrarrevolución de independencia que acabó de incendiar los dominios de ultramar. A este último respecto puede decirse que el más grande impulsor de nuestras guerras de independencia fue Fernando VII. Conclusión absoluta: con la legitimidad política no se juega. 

La violencia. Apenas puede exagerarse el poder destructor de nuestras guerras de independencia. En México murieron 600 mil personas de una población de 6 millones. La producción minera cayó a una cuarta parte, la agrícola a la mitad, la industrial a un tercio. Venezuela perdió entre 90 y 100 mil hombres de una población de 900 mil habitantes. Su hato ganadero disminuyó de 4.5 millones de cabezas a 256 mil. La peor herencia de las guerras independientes fue el militarismo. La independencia creó a los ejércitos que la hicieron posible. Al hacerlo, militarizó nuestra vida pública. Los militares fueron desde entonces en más de un sentido los dueños de las nacientes naciones, factores de poder real encarnados en caudillos y caciques con sus propios ejércitos capaces de desafiar y aun derrotar a gobiernos débiles. Conclusión: la violencia es muy mala partera de la historia y los militares sueltos sus peores administradores.
 
********************************** 
Quien no conoce su historia está condenado a repetirla, se ha dicho famosamente (George Santayana). Quien no sabe leerla para servir su presente y su futuro, saca poco o ningún provecho de ella. Destaqué ayer dos lecciones de nuestra Independencia, útiles para hoy: Con la legitimidad política no se juega, puede producir terremotos; y la violencia es mala partera de la historia. Hay otras dos lecciones posibles: 

1. Donde no hay hacienda pública sana no puede haber gobierno sano. 

2. Puede inventarse de la noche a la mañana una Constitución, pero no una nación. 
1. Las finanzas públicas no son heroicas. No forman parte del imaginario histórico con la misma intensidad que los gestos y las gestas de los próceres. Pero la historia de nuestras desventuras como naciones independientes puede leerse en el camino de nuestras haciendas públicas, en la baja calidad de sus finanzas. Las guerras de Independencia fueron la peor escuela imaginable en esta materia. Una escuela de saqueo, confiscaciones, préstamos forzosos, impuestos especiales, suspensión de garantías económicas, despojo patrimonial de los enemigos. Conclusión: mala hacienda, mal gobierno.  

2. Las instituciones republicanas y democráticas no nacieron de nuestras costumbres políticas, sino de la quiebra inesperada de la legitimidad de una monarquía; su remplazo fue un experimento colectivo de gobiernos improvisados, especialistas en caer y ser derribados. Países como México no hallaron la forma efectiva de practicar las reglas democráticas soñadas por sus constituciones republicanas, sino hasta el año 2000. Lo que hubo en medio fue una hercúlea ortopedia de las viejas costumbres monárquicas metidas a empujones en los moldes constitucionales de gobiernos republicanos, democráticos y representativos. El país no tuvo estabilidad política, sino cuando pudo encontrar formas semimonárquicas de gobierno, hábilmente ejercidas mediante la manipulación de las formas democráticas previstas en la ley. Fueron las décadas de la presidencia personal de Porfirio Díaz en el siglo XIX y de las "monarquías sexenales" de los presidentes del PRI en el siglo XX. Podríamos estar estos días en un nuevo viaje de regreso a la costumbre, por encima de la ley.

martes, 17 de septiembre de 2019

lunes, 16 de septiembre de 2019

¿Traición?

Serpientes y Escaleras 

Morena en Jalisco: sale Lomelí ¿entra Lemus? 
 16/09/2019 -Salvador García Soto  
Después de la caída estrepitosa del superdelegado en Jalisco, Carlos Lomelí —ahora además de despedido también vetado con sus empresas farmacéuticas en el gobierno federal— Morena y la 4T han comenzado a buscar nuevos prospectos para la estratégica entidad jalisciense, con miras primero a los comicios de 2021 y luego a la renovación de la gubernatura en 2024. 

Y en lo que parece ser la respuesta al intento del gobernador Enrique Alfaro por construir un "bloque de oposición" que enfrente a la hegemonía morenista en los comicios intermedios por la Cámara, ahora desde el partido gobernante buscan fracturar a Movimiento Ciudadano en el estado donde es más fuerte. Desde Morena han puesto en marcha una sigilosa operación para arrebatarle Jalisco al rijoso gobernador emecista y estarían hablando con el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, aliado desde hace casi cinco años de Enrique Alfaro, para convencerlo de empezar una mudanza silenciosa, pero efectiva a las filas de la Cuarta Transformación. 

El expresidente de Coparmex Jalisco ha tenido reuniones por separado con el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo (su padrino político), con la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, y con Gabriel García, el Coordinador General de Programas Integrales de Desarrollo y jefe de los delegados en los estados. De hecho, el mismo Lemus buscó un acercamiento desde antes del inicio del gobierno con la carta personal que le mandó en agosto de 2018 el entonces presidente López Obrador, en la que, con el pretexto de pedir la sede nacional de Conacyt para Zapopan, el alcalde de MC aprovechaba para autopromocionarse: "Seremos el primer gobierno reelecto de esta ciudad. Votaron por nosotros 257 mil zapopanos, un 42% más de los que nos dieron su confianza hace tres años. Siempre he privilegiado el diálogo directo y abierto", le decía en aquella misiva al presidente el alcalde Lemus. 

Pablo Lemus le había pedido a Enrique Alfaro sucederle en la gubernatura, pero el gobernador lo habría rechazado pues su alfil es el joven senador Clemente Castañeda, el gerente que él puso al frente de la dirigencia del MC y que Dante Delgado avaló. Un indicio de que el alcalde de Zapopan prepara un posible salto a Morena es la posición que tomó en el asunto de las Villas Panamericanas. Alfaro ordenó venderlas en un acuerdo con Lemus, pero éste último lo traicionó y usó el tema de pretexto para romper públicamente con el gobernador al prohibir los permisos para su habitabilidad.
La trama es simple, Lemus se iría a Morena como candidato a la capital del estado en 2021 y como candidato a gobernador en 2024. Con este movimiento Lemus le daría además la puntilla al ex superdelegado Lomelí y pondría a prueba su popularidad contra un debilitado Enrique Alfaro. 

Y es que en la lectura de la 4T, Movimiento Ciudadano está muy frágil en Jalisco. Tras las elecciones federales de 2018 apenas pudo conservar su registro al haber obtenido en el cómputo final porcentajes mínimos con un 4.41% de votos en la elección para diputados federales y 4.68% para senadores. 

Además, el tema de la seguridad le está haciendo crisis al gobernador emecista Enrique Alfaro. El estado está convertido en un cementerio, un día y otro también hay ejecuciones en cualquier lugar, a plena luz del día y eso ha colocado a la entidad en los primeros lugares de violencia en el país, a pesar de que el gobernador en una reciente reunión con empresarios y Alfonso Romo presumió que "realmente" está en el lugar 12 de inseguridad. 

Otro elemento es la pérdida de popularidad del gobernador, quien a pesar de haberse aliado con Claudio X. González para "tumbar" al exsuperdelegado, Carlos Lomelí, mantiene una tendencia decreciente en sus niveles de aprobación en el estado. 

En Jalisco se libra entonces una lucha estratégica con miras a 2021: de un lado Enrique Alfaro intentando liderar una gran alianza de partidos de oposición que formen un "bloque opositor" para enfrentar a Morena y a López Obrador en 2021, y del otro lado, Morena buscando sustituir el extraviado liderazgo de Lomelí, con un nuevo prospecto para el 2024 en la persona del actual alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, con lo que de paso le asestarían un golpe a Alfaro y a MC en el estado. Veremos a quién le sale mejor la operación.

domingo, 15 de septiembre de 2019

jueves, 12 de septiembre de 2019

miércoles, 11 de septiembre de 2019

martes, 10 de septiembre de 2019

lunes, 9 de septiembre de 2019