martes, 15 de marzo de 2011

Lluvia súbita

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.


-FGarcía Lorca

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lluvia súbita...y potencialmente RADIOACTIVA...

BEAI dijo...

¡¡Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva!!!

Hermosos versos...la imagen, preciosa.

----

Anónimo: ahora vienen oleadas de compras neuróticas -de yodo-, para proteger la tiroides.

Los laboratorios y las farmacéuticas ya se están saboreando los orgasmos económicos que esto les traerá.

Sigamos postergando las decisiones valientes de cierre definitivo de las centrales nucleares hasta el 2020...Total ¿Qué tanto es otro ratito más de riesgo?