lunes, 6 de marzo de 2017

Editorial de sanlunes/ O de la puesta en escena, sin primera llamada, de La Obra

La obra pública (no) avisa


I am an architect, they call me a butcher 
 ("Faster" de Manic Street Preachers)

-Manuel Falcón

A los amantes de las grandes tradiciones tapatías conviene avisarles para su regocijo, que se ha vuelto ya tradición la cirugía reconstructiva permanente de la Zona Monstruopolitana de Guadalajara. Por usos y costumbres se ha logrado al fin la metamorfosis de la que antes se conocía simplemente como "calle" en (cuidado con la zanja) "reconstrucción/intervención de la rúa".  Lo que antes solía llamarse "ciudad", a secas, es ahora "parque recreativo de constructores/destructores y propietarios inmobiliarios". El panorama es devastador (se sabe incluso de directores de Hollywood que buscan aprovechar Guadalajara como escenario para filmar una serie sobre los combates de trincheras en la Primera Guerra Mundial).  En la mentada ZMG los peatones hace ya tiempo fueron sustituidos por automóviles y camiones urbanos (vulgo latas claustrofóbicas) y éstos a su vez, cederán sitio a las máquinas de destrucción masiva de ingenieros y arquitectosA primera vista el catálogo se antoja espeluznante (la lista no pretende ser exhaustiva sino ofensiva): retroexcavadora con martillo picador;  motoniveladora;  buldócer caterpillar;  minicargadora bobcat;  pala excavadora;  topadora tiltdócer;  hidrofresa y fresadora de subsuelo;  pica rozadora;  zanjadora de cadena;  grúa torre de pluma horizontal o pelícano;  dragalina;  bola de demolición (imposible no asociar con globo terráqueo: "¡se nos viene encima un mundo… de ladrillos!");  camión hormigonera o trompo;  draga subterránea; apisonadora o compactadora;  pero, por encima de todas las anteriores monstruosidades, se encuentra la tuneladora (que hará sonar el órgano de catedral mientras le rasca por debajo); y etcétera con insomnio vibrador.

¿Algún aviso o notificación previa? Nada. La violencia destructora del Estado vía ayuntamiento carnal entre autoridades y compañías constructoras, se impone sobre los ciudadanos así nomás: va la aplanadora derechita y no se quita. ¿Transparencia del concepto arquitectónico? Ya para qué si donde antes  había una mansión del estilo arquitectónico de Barragán (hoy metamorfoseado en anillo ¿periférico?) se encuentra ahora un agujero abismal con una pala mecánica en movimiento perpetuo en el fondo. Se cerrarán calles y avenidas. ¿Ya avisaron cuándo y cuáles serán las rutas alternas? Ya para qué si ya se levantó el pavimento que deja a la vista cables, tubos de PVC y viejas tripas del SIAPA. Lo dicho: la obra pública es el símbolo más tangible del autoritarismo del régimen en turno ¿Quién solicitó semejante mega-edificio? Fuenteovejuna, todos a una: todos y nadie: una (sonido vago del viento) empresa. Pero, ¿quién construye y para qué con tanta urgencia? En la malla ciclónica que rodea la obra en proceso sólo aparece una lámina con el logotipo de la supuesta compañía destructora: "ia-shin-gué, corp." ¿Se consultó a la ciudadanía sobre si convenía una Línea Tres, del Tren light, por arriba o por abajo? Ya para qué si justo recién ahora están arribando al puerto de Veracruz los primeros vagones (de un total de dieciocho) provenientes de la planta de Alstom, en Santa Perpetua Mogodá, Barcelona. 

¿Y la Secretaría de Movilidad? Bien, gracias: milando como el chinito ( que construiría –en el origen del sexenio- los trenes de México). ¿Por qué Tránsito no avisa sobre cierres, cortes y desviaciones? Porque por ningún lado se ve al pigmeo Rodolfo Guadalajara (el apellido le quedó muy grande), encargado de las obras apocalípticas de la Línea 3, explicando, comunicando y "socializando" (es decir, volviendo "socialistas" a los habitantes de la urbe).  ¿Dónde se meten los agentes de tránsito? ¿Están ruquitos  y  ya no muerden como antes? ¿Existirá alguna Zona Monstruopolitana Virtual -Paralela a donde se van en sus motocicletas todos los cuicos de vialidad? ¿Dónde está la "signalética"? Se recuerda a Castells : "El sistema de signos tiende a especificarse en un conjunto de relaciones recíprocas entre el trazado de la ciudad y los flujos de circulación" (en La cuestión urbana, editorial Siglo XXI). Pero ¿y si se acaban "los flujos" ? Vista aérea de la ZMG como un vasto estacionamiento sobre explanada de dimensiones colosales. Si un auto avanza, choca. La movilidad motorizada se realizará en forma de enjambre.

Los urbanosaurios tapatíos vivimos sometidos a los dictados del imperio de Empresas Constructoras/destructoras. Canta Chente: "son mil retro - excavadoras tu caserío, Guadalajara, Guadalajara, hueles a pura mezcla mojada."