martes, 17 de marzo de 2015

Salida


4 comentarios:

Ignacio Ramírez dijo...

Falcone, trivializas lo de Carmen Aristegui. ¿Línea del que te mantiene en Radio UdG -¿eres tú Raúl-, ante el desamparo de haber perdido la chamba de monero de Milenio? te han de ver dicho, "nada que toque a quique copetes, porque no no la vamos a acabar, empezando por tí, van a pedir tu cabeza. Mejor publica cualquier pendejada" y mira la publicaste

Falcón dijo...

Dizque Ignacio Ramírez- ah, Nigromante, tú sabes que eres más que un 'troll' vulgar: ya escribe con tu nombre verdadero (¿o prefieres que lo anote yo?) y conversamos sobre lo que tanto te obsesiona y repites con nostalgia. Atrévete (siempre te leí cuando publicabas en 'Mural'; por cierto, ¿por qué ya no te quisieron?).

elanticristo dijo...

El crítico que no tolera la crítica, no cabe duda que te perdimos hace mucho tiempo fuiste maiceado, en el fondo te comprendo tienes que pagar cuentas y no vives de ideales pero los traicionaste de la manera más ordinaria, En fin no me interesa establecer debate con Ud. porque no tiene la apertura de aceptar comentarios que no enaltezcan su ego y su intelecto, el cual como si fuera argentino lo tiene demasiado elevado.
Suerte y a seguir complaciendo a los jefes, que hay cuentas que pagar.

Ignacio Ramírez dijo...

bien Falcón, que contestas directo y no a través de amanuenses que "defienden" las publicaciones y programas de Medios UdG.
Te equivocas, mi nombre es Ignacio Ramírez, homónimo de El Nigromante. No soy Juan José Doñán, quien publicaba en Mural y de quien tomé su expresión "¿eres tú Raúl?" que ironiza la supuesta discreción de Raúl Padilla, con la que manipula las decisiones, el otorgamiento de cargos y el presupuesto de la UdG.
Ante el desastre de país y la evidente venganza de quique copetes 4 meses después de que Aristegui difundió lo de la Casa Blanca relacionada con la constructora Higa, "ganadora" junto con China Railway de un contrato de 56 mil millones de pesos que se vino abajo al desnudarse las vinculaciones ilegales en la asignación del contrato, en el que se impidió la competencia. Digo, material para hacer caricaturas, tienes para hacer un libro, no un simple cartón del día. Si todo eso lo reduces a una vieja histérica -Aristegui- pateando la puerta de su casa con ¿un marido? dentro que dice "no hay nadie" y el título que le pones es "¿violencia intrafamiliar?", da para que los lectores nos burlemos de tu temor de publicar ironías más finas y apropiadas, para mantener tu "chambita".
Ese es el precio de la democracia: la libertad de expresión y de crítica. No te sulfures ni te pongas como quique copetes y "la gaviota" a despotricar molestos porque "se meten en su vida privada y sus negocios, que son muy suyos"
En fin Falcón, entiende que no porque seas faldero del poder, amedrentas la crítica, que alienta a ser congruentes y honestos, no a medias ni solo hasta donde te convenga. Se es o no se es.